MeePark CBD

Techos escultóricos

Pekín tiene una creciente demanda de lugares donde albergar eventos de diferente naturaleza. Siendo una ciudad en rápida transformación, su patrimonio industrial se está transformando para uso del sector de servicios, donde organizar reuniones de negocios, presentaciones de productos y actividades de ocio. 

Anteriormente, los hoteles eran los agentes principales en ofertar grandes salas para eventos formales, mientras que los espacios industriales solían ofrecerlo para los más informales. 

Sin embargo, ni los hoteles ni los espacios industriales pueden ofrecer un espacio que se ajuste a las demandas actuales de las empresas jóvenes o startups, debido a su apariencia inmutable los primeros y la falta de unos mínimos atributos los segundos. MeePark se posiciona entre ambas dos.

Ubicado en la orilla sur del río que cruza Pekín de oeste a este, la intervención se realiza sobre una estructura de hormigón existente que constituye un espacio diáfano de 1.000 metros cuadrados con una cubierta en dientes de sierra.

Los paneles de oscuro metal y los grandes ventanales encierran un techo en forma de dientes de sierra hacia el norte, mientras que la fachada oeste se convierte en la entrada principal del edificio, la cual muestra unos paneles de color cobrizo que tendrán su continuidad en el interior.

Una vez dentro, el auditorio de 7 metros de altura está rodeado en el lado norte por dos niveles que funcionan como espacios de galerías. El primer nivel funciona como entrada principal y vestíbulo de recepción, con pantallas publicitarias y ropero. El segundo nivel se convierte en un lugar de encuentro informal después de los eventos.

Materialidad

El techo escultórico es un elemento importante que marca el carácter de los espacios tanto en la fachada oeste como en los espacios interiores. 

En los dos niveles de galerías, mientras que las paredes son revestidas con paneles de madera negra que incluyen pantallas LED, el suelo funciona como un espejo del mismo aspecto que el techo con sus tablones de madera marrón. El techo de aluminio de color cobrizo del primer nivel está conectado con el del segundo nivel a través del techo de la escalera. 

En contrapartida a los espacios de servicio, el auditorio funciona como una caja negra: suelos de PVC gris, paredes de tela gris y un techo abierto pintado de negro con iluminación lineal. 

El auditorio es una sala de 15 metros por 26 metros de largo rodeada por pantallas LED que transforman el acto de las presentaciones en una experiencia tridimensional.

Mientras que la intervención permanece en el nivel funcional, las fachadas escultóricas y los techos internos del recinto construyen el carácter del edificio.